Lun05222017

Last updateJue, 23 Mar 2017 9pm

Back Está aquí: Portada Abrazar El Islam Conceptos

Las fuentes islámicas: El Corán y la Sunnah (parte 2 de 2)

El término Sunnah proviene de la palabra raíz sanna, que significa: abrir el camino o hacer la ruta más fácilmente transitable, de modo que más tarde se convierta en una vía comúnmente seguida por todo el mundo.

Leer más...

Las fuentes islámicas: El Corán y la Sunnah (parte 1 de 2)

La mayor manifestación de la gracia de Dios para la humanidad, la sabiduría máxima, y la belleza suprema de expresión; en resumen, la Palabra de Dios.

Leer más...

Los conceptos de igualdad y justicia en el Islam

Los conceptos de igualdad y justicia en el Islam EL DERECHO A LA IGUALDAD EN EL ISLAM

El Islam es la religión de la verdad, la justicia y la igualdad. Igualdad en los derechos, en los deberes y en las responsabilidades; igualdad ante la justicia, no hay preferencia entre las personas sino por la devoción y la piedad.

“¡Oh, gentes! Os hemos creado de un varón y de una mujer y hemos hecho de vosotros pueblos y tribus, para que os conozcáis unos a otros. Para Alá, el más noble de vosotros es el más devoto”. (49: 13)

¿Qué son la Kaaba y la Piedra negra?

Ningúna de las dos cosad se adoran en el Islam. Los musulmanes única y exclusivamente adoramos a Dios (=Allah). 

La Kaaba es el lugar de adoración que fue construido hace casi 4000 años por Abraham y su hijo Ismael, la Paz y las Bendiciones sean con ellos, por orden de Dios. 

Leer más...

Influyente clérigo musulmán propone un nuevo concepto de guerra santa

Uno de los clérigos más influyentes del islam, Yusef Al Qaradawi, afirma que la "yihad" o guerra santa es un asunto individual, que no afecta a los musulmanes como comunidad, en un estudio que propone un cambio drástico en la doctrina imperante.

Leer más...

As-salamu alaykum

Salam o salaam (en árabe: سلام salam) es una palabra árabe que literalmente significa "la paz", es más utilizada también como un saludo general, en los países árabes y por los musulmanes, pero también en otros países donde el islam tiene una gran importancia.

Leer más...

El Concepto de Libertad

Tanto como concepto o como valor, la libertad ha sido negada por multitud de personas, grupos y naciones. Muy a menudo ha sido objeto de abusos y malas interpretaciones.

Leer más...

Al Yinn (Los Genios) – II

Lugares en los que habitan los genios
Los genios viven en la misma Tierra que los humanos y también viven en comunidad. La mayoría de ellos puede encontrarse en áreas donde existen ruinas.

Leer más...

El Concepto del Pecado

La idea del Pecado Original o del delito hereditario no tiene cabida en las enseñanzas del Islam. Con arreglo al Corán y al Profeta Muhammad (PBDE) el hombre nace en un estado natural de pureza o "Fitra", es decir, de Islam o sometimiento a la voluntad y el deseo de DIOS.

Leer más...

Al Yinn (Los Genios) – I

¿Existen los genios?
 
{Te preguntan acerca del alma. Diles: El alma es una de las creaciones de Al-lah, de las que sólo Él tiene conocimiento. Y no se os ha permitido acceder sino a una parte del inmenso conocimiento de Al-lah.} [Corán 17: 85]

Leer más...

El Concepto de la Piedad (Taquwa)

Lo que se ha dicho acerca de la fe y de la rectitud suele ser cierto en cuanto a la piedad. No es tampoco, en este caso, cuestión de afirmaciones verbales y peticiones cómodas. Es algo mucho más serio.

Leer más...

Seis Preguntas del Concepto de Allah en El Islam

¿Por qué El Creador tiene una naturaleza diferente a la de sus criaturas?

Allah es El Creador Todopoderoso y Sostén del Universo, y no hay nada que pueda asemejársele ni comparársele.

Si Él fuera de la misma naturaleza, seria temporal y por tanto necesitaría un creador a su vez.

Si es eterno, no puede ser causado y si nada causó Su existencia, nada fuera de Él sostiene Su existencia, pues Allah es Autosuficiente.

Si no depende de nada ni de nadie para suportar Su existencia, entonces ella es interminable, permanente y eterna. Y por supuesto es El Primero y El Ultimo.

Leer más...

El Concepto de los Profetas

El Concepto de los ProfetasEl Dios Misericordioso y Amante ha enviado multitud de profetas en épocas diferentes de la historia. Todas las naciones conocidas han tenido uno o varios profetas de Dios fueron hombres de buen carácter y elevado honor.Fueron preparados y elegidos por Dios para entregar Su Mensaje a la humanidad. Su honradez y veracidad, su inteligencia e integridad, están fuera de toda duda.

Fueron infalibles por cuanto no cometieron pecados ni violaron la Ley de Dios; aunque, como mortales pudieron incurrir en errores no intencionados, en algunos asuntos y decisiones humanas. Su criterio privado no fue siempre necesariamente acertado.  

El Concepto de adoración en el Islam

La adoración, (Ibada), según el Islam, se refiere a la purificación del ego, y a la vez, a la vida diaria del ser humano. La base de la adoración reside en el hecho de que los seres humanos son criaturas y siervos de Allah, su Creador y Señor, quien juzgará sus obras, en el Más Allá. Así, el acercamiento del ser humano hacia Alá, en estrecho contacto, con reverencia, espíritu de devoción y humilde sumisión, se llama Ibada.

En algunas religiones, la adoración es un modo de desarrollar una actitud de ascetismo y aislamiento de la vida natural. En estas religiones se trata de desarrollar una mentalidad que desprecia la alegría y el goce de los placeres lícitos del mundo. Existen otras religiones que consagran ciertos lugares para la adoración, prohibiendo que se realice en cualquier otro lugar. Hay también religiones en las que la adoración sólo puede ser realizada en presencia de un director o dirigente religioso. Así, la naturaleza y las formas de la adoración varían de una religión a otra.

En el Islam la adoración está directamente relacionada con el hecho de que los correctos cimientos para una vida buena y sana son la solidez en las creencias y pensamientos, pureza de espíritu y rectitud en las acciones.

Características de la Adoración

Los rasgos característicos de la adoración aceptada por el Islam, pueden quedar comprendidos en la forma siguiente:

No existen intermediarios:

En primer lugar, el Islam libera la adoración de toda servidumbre a cualquier intermediario entre el ser humano y su Creador. El Islam crea una unión directa entre el ser humano y su Señor, haciendo así, innecesaria la intervención de intermediarios.

Los sabios y eruditos, considerados doctos en el Islam (Sheijs, Ulemas, Imanes, etc.) ni son intermediarios entre el hombre y Allah, ni tienen derecho a legislar actos de adoración dirigidos a Allah. Son considerados seres humanos, a los que se les ha impuesto la tarea adicional de enseñar a aquellos que carecen de conocimiento necesario. Son considerados culpables si guardan para sí el conocimiento y no lo imparten a quienes aspiran obtenerlo.

En otras palabras, la jurisprudencia islámica no impone el dominio de la gente docta en materia religiosa, sobre el resto de la gente en el camino recto; según el texto del Corán: “¡Recuérdales! Tú sólo eres un Predicador. Tú no puedes forzarles a creer”. (Corán 88: 21 - 22).

No está limitada a lugares específicos:

El Islam no solamente ha liberado la adoración de la presencia de intermediarios, sino también del confinamiento en lugares determinados.

El Islam enseña que todo lugar es lo suficientemente puro para adorar a Allah; ya sea una casa particular o montado sobre un animal, en la cubierta

de un buque, en la cabina de un avión o en un automóvil en movimiento; o una mezquita especialmente construida para tal fin. Donde quiera que una persona se encuentre, puede dirigirse a su Señor y ponerse en comunión con Él.

El Profeta expuso esta idea con bellas palabras: “Me ha sido otorgada toda la Tierra como Mezquita, pura y limpia. A todo hombre o mujer de mi nación que le llegue la hora de la oración, que la realice donde se encuentre”.

Una perspectiva que lo abarca todo:

El Islam también ha ampliado el alcance de la adoración. Para el Islam, la adoración no queda reducida a oraciones particulares. El Islam considera que cada acto virtuoso que se realiza sinceramente y bajo la perspectiva de materializar los mandatos de Allah y alcanzar Su gracia, es un acto de adoración por el cual el ser humano será recompensado.

Comiendo, bebiendo, trabajando, leyendo, durmiendo o divirtiéndose, incluso las actividades que dan placer (aun el sexual de las parejas casadas legalmente, según el mandato de Allah); todos estos actos se transforman en adoración si se realizan con un móvil sinceramente dirigido a Allah. Incluso estas acciones dan lugar a actos de adoración, si la intención que los origina está de acuerdo con la voluntad de Allah; esto es, si se trata de satisfacer las necesidades por medios legítimos, así como de autocontrolarse.

También es un acto de adoración, el tratar de fortalecer el cuerpo mediante el correcto suministro de alimentos y el descanso adecuado, mediante la ejecución de esfuerzos y trabajos duros, así como el subsiguiente descanso y distracción, para poder llevar a cabo las responsabilidades que le han sido encomendadas por Allah. De hecho, si se hace todo esto con la intención de agradar a Allah, se pone en práctica el siguiente dicho del Profeta: “El creyente fuerte es mejor y más amado por Allah, que el creyente débil, aunque en ambos hay bien”.

En resumen, resulta que sólo mediante la purificación de los motivos y las intenciones, los actos de la vida cotidiana se convierten en actos de devoción y adoración. Así, es posible avanzar espiritualmente, aunque se esté disfrutando de los placeres lícitos de la vida mundana. La razón es que, durante esos actos, el corazón permanece en comunión con Allah mediante la pureza de la intención, debido a la seguridad total en el servicio de Allah.

Ello nos pondrá en condiciones de permanecer continuamente en un estado de sumisión, obediencia y devoción a Allah incluso durante el trabajo, siendo ésta la verdadera esencia de la adoración. Se recomienda que en cada acto lícito que se haga se pronuncie primero: Bismil-lah (en el Nombre de Dios).

El Islam, a diferencia de otras religiones, no desprecia la satisfacción de los apetitos corporales instintivos… es más, el Islam no considera en modo alguno que abstenerse de satisfacer esos deseos signifique mayor piedad y virtud, que satisfacerlos. El Islam quiere que la persona disfrute de los placeres y cosas buenas que la vida proporciona, con tal que no se violen los límites de legitimidad, ni los derechos ajenos, ni eche por tierra los buenos principios morales, ni perjudique los intereses generales de la sociedad, ni de persona alguna.

El Islam quiere que el corazón humano permanezca en perpetua comunión con Allah, así como desea que el ser humano observe una vigilancia incesante sobre sus deseos, para su propio beneficio en la vida futura: “Procúrate, con lo que Alá te ha agraciado, la morada de la Otra Vida y no olvides tu deber en este mundo…” (Corán 28: 77).

Las alegrías y los placeres pueden llegar a ser actos de adoración mediante la sincera intención. Se sabe perfectamente que la devoción a Allah, no significa necesariamente el abandono de la vida mundana; ni miseria ni pobreza.

¿A qué conduce la buena intención? ¿Le sobreviene al hombre el olvido de Allah a causa del excesivo auto - abandono? El Profeta dijo que, incluso cuando alguien pone afectuosamente un bocado en la boca de su cónyuge, para estrechar los vínculos del amor conyugal, es recompensado por ello. Porque se está tratando de alcanzar una vida en común con amor y afecto que, como dice en el Sagrado Corán, es el propósito de la vida familiar: “Entre sus signos está el de haberos creado cónyuges de vuestra misma especie, para que os sirva de quietud, y el haber suscitado entre vosotros el afecto y la bondad”. (Corán 30: 21).

Leer más...

Conceptos de la Rectitud (Birr)

El Islam previene, en todo momento, contra los conceptos y rituales superficiales, contra las formalidades vacías y las creencias ineficaces. Dios explica en un versículo representativo el pleno significado de la rectitud, en los términos siguientes

Leer más...

El concepto islámico de Monoteísmo

 

 

 

 

 

El Coran

Para una audiencia de habla hispana, el Islam es a menudo presentado como una ‘religión monoteísta en la tradición del Judaísmo y el Cristianismo’; y a menudo nosotros, con la mejor de las intenciones, agregamos: “La diferencia es que nosotros creemos en un sólo Dios”.

Sin embargo, temo que esto no expresa la esencia de At-Tawhid, el concepto islámico de Monoteísmo. No se trata del hecho de que existe un solo Dios y eso es todo. Si este fuera el caso, sería muy poco lo que nos diferenciara de los cristianos y los judíos, quienes también conceptualmente creen en un solo Dios (a pesar de las formulaciones teológicas diferentes). Lo que hace la diferencia es que nosotros creemos en un solo Dios (Allah), y además creemos que sólo Dios Merece y Debe ser adorado.

 El corazón del Islam está envuelto en el mensaje de ‘La ilaha il-la Allah’: “No existe nada ni nadie con derecho a ser adorado, excepto Allah”. En otras palabras, esto significa que sólo debemos alejarnos de los ídolos de piedra o madera, sino también de los ídolos de ideología. Hoy en día, la humanidad, estimulada por la cultura occidental, adora a muchas cosas, pero sobre todo, se adora a sí misma.

 El secularismo es la ideología de los países de Occidente (e incluso de algunos países musulmanes). La razón por la que esto funciona tan bien es porque es la mejor y más moderna forma de engañar a las personas para alejarlas de Allah. En vez de estimular a las personas a adorar figuras e imágenes, el nuevo Shirk (politeísmo) les dice que se adoren a sí mismas. ¡Cada uno es un dios!

 El sueño americano se ha convertido en la construcción de una sociedad en la cual cada quien es su propio dios, y hace lo que quiere hacer sin preocuparse por las consecuencias. Naturalmente, esta es una idea muy atractiva. Haz lo que tú quieras, haz lo que sientas, ¡siempre estarás bien! ¡Cada hombre es su propio juez y jurado!

 Pero el ser humano es, por naturaleza, un ser frágil. A pesar de que esta sociedad se autoproclama ‘libre’ e ‘individualista’, América es más conformista que muchas otras sociedades del mundo. Una mujer joven que no tenga un cuerpo perfecto, es descartada. Un hombre joven que no asista a fiestas o que no tenga suficientes chicas, no es un verdadero hombre, y este es el más interesante ejemplo de todos.

 En el Islam, el rol del hombre es honorable a causa de su sacrificio y responsabilidad. Un hombre noble y virtuoso es el que es piadoso, el que trabaja duro, el que provee para su familia, se sacrifica por su esposa y siempre es fiel a ella. Así, el carácter del musulmán es responsable y fuerte, porque el musulmán acepta lo que Allah le Da en confianza, el Islam, y no se aleja de él.

 La sociedad occidental, por otro lado, predica que cada quien es un dios, y así, nunca tienes que disciplinarte a ti mismo. El resultado es una sociedad hecha de gente débil, egoísta y de mente estrecha (probado por los alarmantes índices de suicidio, crímenes violentos, depresión y divorcios).

 Allah Dice (lo que se interpreta en español): {Por cierto que He creado a los genios y a los hombres para que Me adoren} [Corán 51:56]. El instinto de adoración es una necesidad intrínseca del ser humano. Un intento para erradicar la adoración en todas sus formas, fue el comunismo, y el comunismo – como lo atestigua la historia – falló y continúa fallando miserablemente. Debido a la evolución del pensamiento occidental y la sociedad occidental, el instinto de adoración ha sido encausado lejos de Allah, hacia los individuos.

 Sin embargo, los seres humanos no tardarán mucho en darse cuenta que nosotros, como individuos, somos ídolos patéticos. A una edad muy corta, nos damos cuenta de que somos propensos a fallar, y a menudo fracasamos en muchas cosas que

sinceramente deseamos hacer. ¿Cuántos niños quieren jugar algún deporte profesionalmente, pero nunca pueden hacerlo?

 Así que, en lugar de eso, la gente empieza a adorar ideas. Ellos atribuyen poder a esas ideas. Ellos comienzan a creer que todos los gobiernos son poderosos, o que las banderas, origen étnico, tribus o idiomas, encierran poderes místicos.

 En Europa, la creencia popular es que todo grupo lingüístico merece un país, porque un grupo lingüístico es una entidad inmortal, que tienen muchos miembros que llegan y se van, pero tiene una raíz que no cambia.

 Pero nosotros, como musulmanes rechazamos todo esto, porque sabemos que simplemente no es más que Shirk (asociación en la adoración de Allah), lo cual es un pecado imperdonable. ¿Por qué es imperdonable? La esencia del Islam, como lo mencionamos anteriormente, no solamente es creer en Allah, sino también adorarlo solo a Él y convertirlo en el centro de todos nuestros asuntos. Si ponemos un intermediario, lo que fuera, entre nosotros y Allah, estaríamos corrompiendo la pureza de nuestra fe.

Cuando el Profeta Muhammad, sallallahu ‘alayhi wa sallam, vino a los árabes de la Meca en el año 610 d.C. con un mensaje que provenía directamente de Allah, esos árabes no eran ateos. Ellos creían en Allah, ellos creían que Él Era la deidad más poderosa; y, lo más interesante, ellos creían que Él no Podía ser representado por un ídolo físico. Sin embargo, ellos creían que muchos ídolos intercedían por ellos (de hecho, más de trescientos dioses menores). En otras palabras, los paganos creían que existían canales entre el individuo y Allah, y que estas barreras necesitaban ser adoradas.

 La moderna sociedad occidental no es diferente. Los políticos americanos a cada rato invocan el nombre de Dios. ¿Cuán a menudo escuchamos al presidente Bush decir ‘Dios bendiga América’? Tome cualquier moneda de Estados Unidos de su billetera y en ella encontrará escrito en letras prominentes el lema americano: ‘Confiamos en Dios’. Así, superficialmente, la sociedad americana no rechaza a Dios. Más bien, cree en Dios y afirma reconocerlo como el Ser Supremo. Sin embargo, la sociedad americana hace de las personas dioses e intermediarios, hasta tal punto que Dios mismo Es completamente ignorado.

 Este también es un plan americano para el mundo islámico (empezando desde EEUU hasta Afganistán). Ellos nos enseñarán que no tienen ningún altercado con Allah, sino que sólo quieren darnos democracia para ‘modernizarnos’ y darnos ‘progreso’.

 Si decidimos ir por este camino nefasto, encontraremos, para nuestro horror, que Allah no se negará. Él – y Sea Exaltado por encima de tales comparaciones -  Será descartado a tal punto, que la gente se convertirá en atea que niega serlo. Que Allah nos Salve de esta fatalidad, y me disculpo por la dureza de la predicción, pero sabemos que una vez que se abre el camino para la más mínima desviación, esta desviación es como una bola de nieve. Así es como se destruyeron las religiones antes de nosotros, ¿cuántas veces Allah nos Pide que reflexionemos en la historia? La decisión es, como siempre, ¡nuestra

 

 

 

 

El Concepto de la Fe (Imán)

Algunas personas pueden suponer que el hombre se convierte en musulmán cuando confiesa la creencia en la Unidad del Dios Verdadero y en Muhammad como su último Profeta Sin embargo, tal supuesto está aún distante del pleno significado de la Fe. El pleno significado de la Fe en el Islam no es, en absoluto, algo nominal o meramente formal.

Leer más...