Relaciones de trabajo con los no musulmanes

Algunas mujeres musulmanas trabajan en un ambiente islámico. Eso les permite florecer en su Din. Pero la mayoría de las mujeres musulmanas que trabajan están en ambientes donde son una minoría. Cuando la proporción de trabajadores está a favor de los no musulmanes, la mujer musulmana trabajadora debe decidir entre permanecer encerrada como una reclusa o relacionarse con sus compañeros de trabajo no musulmanes. Si decide relacionarse con los no musulmanes surgirán algunas conversaciones o conductas inapropiadas. En esos casos la mujer musulmana deberá excusarse y retirarse de la reunión: {Os ha sido revelado en el Libro que cuando escuchéis que se rechazan los preceptos de Al-lah o se burlan de ellos, no os quedéis reunidos con quienes lo hagan hasta que no cambien de conversación; porque si no seréis igual a ellos.} [Corán 4:140]
 
Modales islámicos en el trabajo
 
El acoso sexual y la discriminación basada en el género afectan a todas las mujeres occidentales. En Latinoamérica se suele ver a la mujer como un objeto sexual; esto afecta a todas las mujeres que trabajan. Las mujeres que usan el Hiyab se sienten más protegidas que sus colegas no musulmanas o musulmanas que no lo usan.
 
Si el jefe de una mujer musulmana que trabaja le exige que se siente a su lado en una reunión social ¿Debe ella hacerloí ¿Qué debe hacer si uno de sus colegas expresa interés sexual en ellaí La ley islámica prohíbe que hombres y mujeres ajenos se mezclen sin una necesidad. Cuando hombres y mujeres se mezclan la atracción sexual instintiva los lleva a situaciones de tentación. Los modales islámicos proveen una guía para casos en que mezclarse se hace necesario por alguna necesidad formal. El Corán dice que el ‘Awrah de la mujer (todo su cuerpo excepto cara y manos) debe estar cubierto [24:31]. El Corán también establece que cuando hombres y mujeres ajenos se encuentran deben bajar la mirada. Si hombres o mujeres deben interactuar con alguien ajeno del otro sexo se debe mantener una atmósfera de respeto y temor a Al-lah todo el tiempo [24:31]. El Corán dice (lo que en español se interpreta como): {Ayudaos unos a otros a obrar el bien y apartarse del mal, y no cooperéis en el pecado y la trasgresión. Y temed a Al-lah; por cierto que Al-lah es severo en el castigo.} [Corán 5:2]. La mujer musulmana que trabaja debe conocer todos los preceptos de la Shari’ah islámica relacionados con el contacto entre hombres y mujeres ajenos y debe ayudar a las demás mujeres a tener bien claros.
 
Una ética laboral
 
 Las mujeres musulmanas que trabajan deben encontrarse con gente de toda clase de oficios que tienen distinto carácter y normas de trabajo. A veces los directores o los colegas realizan prácticas ilícitas. Por ejemplo, a veces los directivos exageran al contar las horas que trabajan haciendo que se les pague por horas que no han trabajado. Para que los demás sean sus cómplices, les aconsejan hacer lo mismo. A pesar que puede parecer muy claro que uno no puede sumarse a esas prácticas, la persona es débil, en especial si tiene necesidades económicas, y el deseo de recibir su paga aumentada acosa a cualquiera. En vez de realizar tales prácticas la mujer musulmana debe compensar por las horas perdidas o debe reportar lo trabajado tal como es. El Corán enseña a los musulmanes a cumplir con sus contratos y compromisos: {¡Oh, creyentes! Cumplid con vuestras obligaciones.} [Corán 5:1] Está absolutamente prohibido que un musulmán mienta o sea deshonesto al realizar un trabajo grande o pequeño. 
 
Cuando decidan el grado de relación que tendrán con sus colegas, las mujeres musulmanas deben abstenerse de calumniar, robar o mentir; en fin, de realizar cualquier práctica que vaya en detrimento de su Din. Desdeñar la calumnia y los chismes como algo sin importancia es muy grave pues estas prácticas son pecados mayores. A pesar que el gusto por el chisme sea grande entre colegas de trabajo, la mujer musulmana trabajadora debe abstenerse de ello pues va en detrimento de su fe. Muchas mujeres musulmanas son negligentes en este aspecto y lo consideran sin importancia. Al-lah nos hace recuerdo que tengamos cuidado, aunque muchas mujeres lo consideren sin importancia, este es un tema grave ante Al-lah. El Corán nos dice (lo que se interpreta en español): {Propagasteis la calumnia de boca en boca, repitiendo aquello sobre lo cual realmente no teníais conocimiento, y creísteis que lo que hacíais era leve, pero para Al-lah es gravísimo.} [Corán 24:15]
 

Para aquellas mujeres musulmanas que deben trabajar, los desafíos del mundo laboral actual son inmensos. Pero para la mujer musulmana sincera que hace lo posible por conocer los mandamientos de su religión y por mantener su condición de musulmana ante todo, estos desafíos no son imposibles.