Dom08092020

Last updateVie, 17 Abr 2020 9am

Back Está aquí: Portada Aqida

La predica en el islam en la meca

La predica en el islam en la mecaCuando Dios el Todopoderoso ordena a Muhammad que divulgue el Islam, éste congrega a su gente en la colina de Safa y les dice  :

  "¿Os gustaría vencer a vuestro mayor enemigo  ?"

La multitud preguntó  :

  "¿Quién es y dónde está ese enemigo  ?".

Muhammad contestó: "El enemigo sois vosotros mismos y se esconde en vuestro corazón, boca y mente...está en vuestro corazón, pues adoráis a falsos dioses; y en vuestras mentes, pues sois idólatras, y en vuestras palabras, porque alabáis a fetiches, imágenes y objetos inanimados. Dios es único y no tiene intermediarios, mediadores ni copartícipes. Si Les adoráis y cumplís con Sus ritos y creencias, yo os ofrezco en Su nombre las bendiciones de este mundo y las delicias del paraíso. Volved al camino recto. Glorificad a Dios, Creador de los Mundos, Señor del Día del Juicio Final  ". 

La gente se sorprendió mucho al oír estas palabras, pues creían en muchos dioses y adoraban a los más de 360 dioses e imágenes en la Kaaba. Adorar a un solo Dios Omnipotente y Omnipresente significaba acabar con sus dioses y cambiar su forma de vida. Si se sometían a Dios tenían que dejar sus pasiones, vicios y corrupción, que los gobernantes de La Meca explotaban  .

Abu Sufián lidera la oposición al profeta y llama a Abu Tálib para que acalle a su sobrino, porque pretendió "prohibir el culto de los dioses que nuestros padres adoraban" y añade: "Le declararemos la guerra si no le haces callar. Dile que le daremos riqueza, poder y oro; lo que pida." Abu Tálib cuenta esto a su sobrino Muhammad y este responde:

"¡Oh tío mío! ¡Cuán grato sería complacerte! Pero, por Dios, aunque me pongan el sol en mi derecha y la luna en mi izquierda para que deje el mensaje de Dios no lo dejaré, aunque me cueste la vida".  

Ante la negativa del profeta, se inició una fiera persecución en contra de los musulmanes; fueron torturados, asesinados y desterrados; se emplearon los medios más radicales y más violentos. Abu Sufián afirmaba: "Cualquier medio es lícito, ante la imperiosa necesidad de acallar a quien habla mal de los dioses de nuestros antepasados..."  

Los habitantes de la Meca, idólatras y materialistas, no podían admitir las prédicas del profeta, que cambiarían un sistema de vida al cual no quieren renunciar. Las ideas de Muhammad les eran inadmisibles por dos razones. Una moral: aceptar que sus padres y antepasados adoraban a dioses falsos, ídolos e imágenes; esto implicaba una censura y un castigo eterno, lo que destruiría la gloriosa imagen de sus antepasados. Otra de tipo económico:

La Meca no tiene industrias ni zonas agrícolas, ni minerales ni artesanías; toda la economía se basa en los peregrinos y las caravanas, trayendo los vicios, la bebida alcohólica, la prostitución y la usura, que eran bien explotados y beneficiaban a los gobernantes de la Meca.  

Cuando Muhammad intentaba predicar, una turba de asalariados de Abu Sufián cubría su voz con gritos y cantos obscenos; por las noches dejaban basura y restos de carroña en su puerta. No le podían matar por temor a la venganza de su tribu, que era muy influyente.  

Una tarde, cuando el profeta rezaba, Abu Yahl, cubre su cabeza con el estómago de un camello, lleno de sangre y excrementos; Ruqaiya, la hija de Muhammad, corta las ataduras salva a su padre de la asfixia. Lleno de sangre e inmundicias, el profeta dijo: "Vamos a casa, debo cumplir con la oración, el más sagrado y reconfortante de los deberes."  

Muhammad envía un grupo de musulmanes a refugiarse en Abisinia, gobernada por el Negus, un rey cristiano. Este los recibe fraternalmente, porque los fundamentos de la religión islámica no varían mucho de la religión cristiana monoteísta. Los enemigos del profeta en la Meca enviaron emisarios y presentes valiosos para que se les entregue los "rebeldes fugitivos", pero el rey, conocedor de la religión islámica, que tanto respeto muestra por Jesús y María, les dijo después de trazar una línea en el suelo:

 "La diferencia entre su religión y la nuestra es menor que esta línea, recoged vuestros presentes, los musulmanes son mis huéspedes y se pueden quedar el tiempo que quieran".  

Los musulmanes que quedaron en la Meca, fueron torturados o muertos, casi todos perdieron sus bienes, como Suhaib Arrumi. Los camellos de sus caravanas se contaban en centenares y poseía una de las villas más suntuosas en Taif, aún así prefirió renunciar a sus bienes antes que abandonar la fe islámica

Primera mezquita en el islam

Primera mezquita en el islamLos musulmanes emigraron finalmente a Medina, donde fueron acogidos por sus nuevos hermanos de fe; el profeta fue el último en dejar la Meca, a pesar del gran riesgo que le significaba. Una vez llegado a Medina empezó la construcción de la primera mezquita del Islam  .

El profeta trabaja como albañil durante varias horas al día, y ya no es joven, pues ya pasó de los cincuenta años  .

Piensa que cualquier trabajo es digno, pero la construcción de una casa para adorar a Dios es algo realmente meritorio y se siente muy feliz de hacerlo. Para llamar a la oración se elige la voz humana; el muecín llama a los creyentes a la oración, a la felicidad, la recompensa y el éxito en ésta vida y en la otra por venir .  

En Medina se forma el primer Estado Islámico, y Muhammad hace las veces de gobernante y juez, además de Jefe militar en las campañas, la situación fue bastante difícil al principio, pero, con mucha paciencia y devoción, los musulmanes soportan los ataques de los idólatras de la Meca y las intrigas de los hipócritas y judíos de Medina.  

El profeta se dirigía a los musulmanes de pie, recitándoles las suras del Corán, que hablan de la unicidad de Dios, de Su magnificencia, Su justicia y misericordia. El profeta ordena a los musulmanes practicar la caridad, la cual tiene matices muy variados - La sonrisa frente a un hermano desconsolado es caridad - Dar agua al sediento es caridad - Orientar al que anda perdido es caridad - guiar a un ciego es caridad - Hacer compañía al solitario es caridad - Hospedar al viajero es caridad. También enseña que no es un creyente quien se acuesta con el estómago lleno mientras sus vecinos pasan hambre

El día de la Resurrección

El día de la ResurrecciónCuando Allah, menciona el día de la resurrección en el Corán, Él lo llama así  :

  El día que el Pregonero les convoque para algo horrible…” (Corán 54: 6  ).       

El terror de este día es algo que los seres humanos no pueden saber ya que nunca han vivido nada semejante  .     

Solo Allah, sabe cuándo llegará ese día. Lo que sabe la gente acerca de este día se limita a lo que se relata en el Corán  .

El día de la resurrección vendrá de repente cuando nadie se lo espere. Este día va a tomar a la gente cuando estén trabajando en su oficina, dormidos en sus casas, hablando por teléfono, leyendo un libro, riendo, llorando o dejando a sus hijos en la escuela. Lo que es más, la toma va a ser tan horrible que nadie habrá visto nada parecido en su vida  .     

   Cuando suene la trompeta, ése será, entonces, un día difícil para los infieles, no fácil.” (Corán 74: 8-10  ).   

Cuando este sonido se escuche en todo el mundo, todos aquellos que no hayan empleado el tiempo que les dio Allah, para ganarse Su misericordia los tomará un gran terror. Allah, describe en el Corán, los horribles eventos que pasarán en ese día  :   

   Pero la Hora es el tiempo que se les ha fijado y la Hora es cruel, amarga.” (Corán 54:46  ).  

Como los versos relatan, el sonido de la  trompeta es seguido por un gran temblor y sonido,tan violento que dejará sordos a los oídos. En la intensidad de este evento, las montañas empezarán a temblar y a deslizarse por la tierra (Corán 99:1-8  ).  

   “…y las montañas sean totalmente desmenuzadas, convirtiéndose en fino polvo disperso..” (Corán 56: 5-6 ).   

En ese momento, la gente entenderá perfectamente qué triviales eran las cosas que antes atesoraban. Todos los valores materiales que habían perseguido durante su vida de repente se desvanecerán:   

 Pero, cuando venga la tan grande Calamidad, el día que recuerde el hombre sus esfuerzos y se haga aparecer el fuego del infierno a quien pueda ver…” (Corán 79: 34-36).  

El día que los hombres parezcan mariposas dispersas y las montañas copos de lana cardada..” (Corán 101: 4-5).   

El hombre se dará cuenta que este poder no es el poder de la naturaleza. Ya que en ese día, la naturaleza también estará bajo las mismas condiciones. Un tremendo miedo y horror reinará sobre todo lo que pase ese día. La gente, los animales y la naturaleza estarán consternados por el horror. La Gente verá:   

 cuando los mares sean desbordados”, (Corán 82 :3)  

 y que serán puestos en el fuego” (Corán 81: 6).     

Los cielos empezarán a temblar como la tierra y empezarán a romperse, en una forma que nunca ha sido vista. El color azul del cielo que la gente está acostumbrada a ver se transformará:    

 el día que el cielo parezca metal fundido.” (Corán 70: 8).   

En este día, todo lo que da luz en el cielo se obscurecerá:   

 Cuando el sol sea obscurecido” (Corán 81: 1)   

 se  hiende la luna” (Corán 54: 1)   

y  “el sol y la luna sean juntados.” (Corán 75: 9).  

Las mujeres embarazadas perderán a sus hijos por el horror de ese día. El terror hará encanecer a los niños (Corán73: 17). Los niños huirán de sus madres, las mujeres de sus esposos y los familiares el uno del otro. Allah dice la razón en el Corán:  

 Pero cuando venga el Estruendo, el día que el hombre huya de su hermano, de su madre y de su padre, de su compañera y de sus hijos varones, ese día, cada cual tendrá bastante consigo mismo.” (Corán 80: 33-37). 

Fuente : islam en linea

EL ÚLTIMO MENSAJE

EL ÚLTIMO MENSAJEDespués de varias batallas y la entrada de multitud de pueblos en el Islam, los musulmanes lograron entrar en la Meca victoriosos, y sin derramar sangre  .

Limpiaron la Kaaba de todos los ídolos a los que se rendía culto y entonces rezaron al Dios Único, el Clemente, el Misericordioso, Dueño y Creador de los mundos  .  

El profeta se siente muy feliz de volver a su ciudad natal, pero su lugar está ahora junto a los musulmanes en Medina, la capital del primer Estado Islámico, fundado con la premisa de practicar el bien y prohibir el mal, adorar solo a Dios, el Único  .  

El profeta volvería a la Meca un poco antes de morir, en la llamada "Peregrinación de la Despedida". Allí, ante alrededor de cien mil personas, recuerda a los fieles el cumplimiento de los preceptos islámicos  :

Queda prohibido el adulterio, la prostitución y las obscenidades - Queda prohibido el asesinato, el falso testimonio, el robo, la usurpación, el pillaje - Queda prohibida la usura y la calumnia. Todos los asuntos de la nueva nación quedan reglamentados: La tenencia de tierra, el uso del agua, la propiedad privada, el tráfico comercial, los tributos legales y las relaciones internacionales  .

El profeta les dice  :

  "Sed testigos que cumplí con la misión y os hice llegar el mensaje, sed testigos."

 les recomienda: Cuidar de los bienes de los huérfanos, ser considerados con las viudas y los ancianos, generosos con los necesitados, respetuosos con las mujeres; ser recatados en el lenguaje y la forma de vestir, ser justos ante todo y no olvidar que los creyentes son hermanos. Todos los hombres son iguales, excepto en el temor y la adoración de Dios. Todos los musulmanes integran, en igualdad de derechos, la Umma (Comunidad Islámica ).  

Después de esto retorna a Medina y empieza a debilitarse. Ya se había completado la revelación divina y él cumplió con la divulgación de su mensaje, la historia no sería igual después de él, el Sello que cerró la larga lista de profetas de Dios.

Se iba dejando una generación de creyentes que llevarían el mensaje de la adoración de Dios, el Único, (el Monoteísmo) por todo el mundo, trayendo luz y salvación para la humanidad. "Procurad la ciencia, aunque sea en la China" les dijo. Había nacido la civilización islámica.  

A los 63 años de edad, el 12 de Rabi I del año 11 de la Hégira (632 EC), murió el Profeta - La Paz y Bendiciones de Dios sean con él - Mientras le sobrevenía la muerte no dejaba de aconsejar a su gente:

"No hagáis de mi tumba objeto de adoración, como lo hicieron las gentes anteriores con sus profetas... Sed asiduos a la oración." Desde ese día, este hombre extraordinario que, como mínimo, estuvo a la altura de los más grandes profetas, estadistas, guerreros, teólogos, legisladores, oradores y filósofos, reposa en Medina, en el lugar donde le sobrevino la muerte.

Solo cien años después de su deceso, el mensaje del Islam llegaba a Francia y España en Occidente y a China en el Oriente. (Hoy, sus seguidores suman más de mil cuatrocientos millones de personas en todos los países del mundo y el Islam es la religión de más crecimiento en la tierra.)  

Los musulmanes no adoran a ningún profeta, sino que siguen a todos los mensajeros y profetas en la adoración exclusiva de Dios, el Único, el Todopoderoso.

Musulmán: Es quien se somete a Dios y cumple con Sus leyes, puede ser de cualquier nacionalidad.   Árabe: No es igual que Musulmán, el árabe se refiere a un idioma y una raza, la raza árabe profesa diferentes religiónes, aunque en su mayoría son musulmanes.

El Día del Juicio

El Día del JuicioDespués de que todos los eventos hayan sucedido en el día de la resurrección, la “trompeta” sonará por segunda vez. Este sonido es el comienzo del día en que todos serán resucitados.

 

 Ese día la tierra se llenará con gente que se levantará de sus tumbas, los cuales tal vez llevaban cientos y miles de años enterrados. 

 

La resurrección de la gente en ese día y el estado de perplejidad en el que se encontrarán reveladas por el Corán:   

 « Se tocará la trompeta y se precipitarán de las sepulturas a su Señor. Dirán: “¡Ay de nosotros! ¿Quién nos ha despertado de nuestro lecho? Esto es aquello con que el Compasivo nos había amenazado. Los enviados decían la verdad. No habrá más que un solo Grito y a todos se les hará comparecer ante Nosotros. Ese día, nadie será tratado injustamente en nada y no se os retribuirá sino conforme a vuestras obras. » (Corán 36: 51-54).     

En ese día, todas las cosas en las que la gente se negaba a pensar que no querían entender y que huían de, se pondrán al descubierto. Ya no tendrán para qué escaparse o negarse.     

En el momento en que esta gente, con sello de la ignominia en sus caras y cabezas caídas, emerjan de sus tumbas y se reúnan, la tierra se iluminará con luz y el libro de cada quien será traído y se le dará a Él.     

En este día de reunión, cuando toda esta gente se reúna, la condición de los creyentes y la de los no creyentes será ciertamente diferente. En el Corán, es relatado como sigue:     

“Aquél que reciba su Escritura en la diestra, dirá: “¡Tomad! ¡Leed mi Escritura! ¡Ya contaba con ser juzgado!”  Gozará de una vida agradable… (Corán 69: 19-21).     

 “Aquel que reciba su Escritura en la siniestra, dirá: “¡Ojalá no se me hubiera entregado la Escritura y no hubiera conocido el resultado de mi juicio! ¡Ojalá hubiera sido definitiva! De nada me ha servido mi hacienda. Mi poder me ha abandonado”. (Corán 69: 25-29)    

En este día, ni un átomo de peso de injusticia se cometerá con nadie. A todos se les recompensará completamente por sus obras en este mundo. Un día de verdadera dificultad para los incrédulos, este día es en el cual su vida eterna en el infierno se asegura.

Los siguientes versos claramente revelan qué nos espera, en el Día del Juicio, a aquellos que insistieron en negar a Allah, durante sus vidas y que siguieron a los que los llamaban con intenciones fútiles en el Día del Juicio:   

“ Se tocará la trompeta y los que estén en los cielos y en la tierra caerán fulminados, excepto los que Allah quiera. Se tocará la trompeta otra vez y he aquí que se pondrán en pie, mirando.  

La tierra brillará con la luz de su Señor. Se sacará la Escritura. Se hará venir a los profetas y a los testigos. Se decidirá entre ellos según justicia y no serán tratados injustamente. 

Cada uno recibirá conforme a sus obras. Él sabe bien lo que hacen. 

Los infieles serán conducidos en grupos a la gehena. Hasta que, llegados a ella, se abrirán las puertas y su guardianes les dirán: “¿No vinieron a vosotros enviados, salidos de vosotros, para recitaros las aleyas de vuestro Señor y preveniros contra el encuentro de éste vuestro día?” Dirán: “¡Claro que sí!” Pero se cumplirá la sentencia del castigo contra los infieles. Se dirá:”¡Entrad por las puertas de la gehena, para estar en ella eternamente!” ¡Que mala es la morada de los soberbios!” (Corán 39: 68-72).

Traducido para Islamenlinea por:Shams Yunes    

 

 

 

 

 

Leer más...

Subcategorías