Mié08052020

Last updateVie, 17 Abr 2020 9am

Back Está aquí: Portada Fiqh El ayuno (Ramadan) Fiqh del Ayuno Lo que es detestable durante el ayuno, lo que es obligatorio y lo que es permitido

Lo que es detestable durante el ayuno, lo que es obligatorio y lo que es permitido

Lo que es detestable durante el ayuno, lo que es obligatorio y lo que es permitido

 Es detestable durante el ayuno lavarse la nariz y la boca en el Udu' con exageración. También es detestable probar la comida sin necesidad, aplicarse ventosas y realizar otras prácticas que causen debilidad al cuerpo. 

 Es obligatorio romper el ayuno cuando se escucha el Adhan del ocaso (Magrib) y abstenerse de todo lo que anula e invalida el ayuno desde la aparición de la primera claridad del alba.

 

Es obligatorio evitar siempre las ofensas, las mentiras, las calumnias y los chismes, pero en Ramadán esta prohibición es aún más enfática. Abu Hurairah (Alá se complazca de él) relató que el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Quien no abandona el falso testimonio, las malas obras y las actitudes ignorantes, sepa que Alá no tiene ninguna necesidad de que deje su alimento y su bebida”.[1]

 

 El beso entre esposos, el contacto y las caricias estando vestidos durante el ayuno es permitido, y no hay falta en ello aunque despierte el deseo, siempre que sepan que pueden mantener el control del mismo. Sin embargo, si se teme que tales acciones lleven a cometer desobediencia a Alá o provoquen la eyaculación de uno o ambos durante el ayuno, es ilícito realizarlas. ‘A'ishah (Alá se complazca de ella) relató: “El Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) solía besarme y acariciarme mientras ayunaba, pero él era quien más control tenía de sus deseos de entre vosotros”.[2]

 Es permitido que el ayunante se lave los dientes con dentífrico, pero siempre cuidando de no tragar nada. También puede bañarse para refrescarse del calor y la sed.

Al-Wisal

Consiste en ayunar dos o más días seguidos sin beber ni comer nada. El Mensajero de Alá (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) lo prohibió diciendo: “No practiquéis el Wisal. Quien de vosotros desee extender su ayuno, que sólo lo haga hasta el amanecer”. Los Sahabah dijeron: Pero tú practicas el Wisal ¡oh, Mensajero de Alá! Y él respondió: “Yo no soy como vosotros; cuando duermo se me provee de alimento y bebida”.[3]

 

El ayunante tiene permitido tragar su saliva, pero no así la mucosidad nasal que es muy detestable tanto para el ayunante como para cualquier otra persona por ser algo sucio. Si la persona que está ayunando sufre una hemorragia en su boca, ya sea por alguna herida en su lengua, dientes o encías, no deberá tragar la sangre, pues ello anula el ayuno.

 

 

El ayuno y desayuno del Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él)

 

Ibn ‘Abbas (Alá se complazca de él) relató: “El Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) nunca ayunó por un mes entero fuera de Ramadán. Cuando ayunaba, la gente decía: ¡Por Alá que no rompe el ayuno! Y cuando desayunaba, la gente decía: ¡Por Alá que no ayuna!”.[4]

 Humaid relató que oyó a Anas (Alá se complazca de él) decir: “El Mensajero de Alá (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) solía dejar de ayunar durante un tiempo del mes hasta que las personas llegaban a pensar que no ayunaría nada de ese mes, y solía ayunar hasta que pensaban que no cortaría el ayuno durante todo el mes. Y cuando querías verlo rezando por la noche lo veías y cuando querías verlo durmiendo lo veías”.[5]  


[1] Al-Bujari 6057.

[2] Al-Bujari 1927. Muslim 1106.

[3] Al-Bujari 1967.

[4] Al-Bujari 1971. Muslim 1157.

[5] Al-Bujari 1972.