Ramadán en Bolivia

Ramadán en Bolivia

La comunidad musulmana en Bolivia es pequeña, pero, Al Hamdulil-lah, está creciendo poco a poco.

El Centro Islámico Boliviano, ubicado en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, realiza un arduo trabajo de Da’wa, tanto a nivel local como nacional, y colabora con las comunidades musulmanas de otras ciudades del país. 

La llegada de Ramadán es muy esperada y apreciada por los musulmanes de Bolivia, pues es una época en que, además de buscar más la complacencia de Dios y acercarnos más a Él, se tiene la oportunidad de compartir más en comunidad, como hermanos en la fe, ya que durante este mes las actividades en el Centro Islámico aumentan.

Al inicio de Ramadán, el Centro Islámico Boliviano emite un anuncio de prensa informando a la comunidad en general la llegada de este sagrado mes, y felicitando a la comunidad musulmana en particular por esta época de regocijo espiritual. También se dan entrevistas a diferentes medio televisivos de la ciudad, con el objetivo de informar a la población respecto al significado e importancia del ayuno de Ramadán para los musulmanes de todo el mundo. 

Entre las actividades especiales que se realizan durante Ramadán, está la realización de la oración del Tarawih en comunidad. Noche a noche, los hermanos y hermanas se reúnen para rezar juntos el Tarawih y de esta forma acercarse más a su Señor. Los días sábados, cuando se imparten clases de cultura islámica e idioma árabe, se tocan temas relacionados con el ayuno y se proyectan videos de la ‘Umrah en Ramadán.

También se realizan actividades para romper el ayuno en grupo, esto está a cargo de las hermanas de la comunidad, quienes se organizan para poder ofrecer el Iftar en determinados días de la semana; principalmente los fines de semana, que es cuando la mayoría de los miembros de la comunidad tienen disponibilidad de tiempo debido a la suspensión de las actividades laborales.

 Las familias de hermanos musulmanes extranjeros residentes en Bolivia, ofrecen también el Iftar algunas noches de Ramadán, donde preparan sus platos típicos, para compartir así algo de su cultura y costumbres con los hermanos bolivianos. Las Jutbas durante Ramadán tocan temas relacionados con el ayuno y las virtudes de este sagrado mes.

Al finalizar cada Yum’ah en Ramadán, el Imam da una pequeña charla dirigida a incentivar a los hermanos a ayunar con fe, buscando la complacencia de Allah.Durante este mes, se anima de manera especial a los hermanos a desarrollar la virtud de la generosidad y el altruismo para con los necesitados.

 Con este fin, se organizan colectas de ropa y comida para hacer donaciones a diferentes centros de ayuda social de la ciudad, como orfanatos, albergues de niños de la calle, etc. Al finalizar Ramadán, se hace la colecta del Zakat Al Fiter, el cual es entregado a los hermanos necesitados un día antes del ‘Id. También, se hace la colecta del Zakat entre los hermanos sujetos a esta obligación. Para tal efecto, la directiva del Centro se encarga de realizar los cálculos del Nisab, cuyo informe es transmitido a los hermanos al finalizar el último Yum’ah del mes. 

La llegada del ‘Id del fin de Ramadán es esperada con mucho entusiasmo. Se vive un ambiente festivo y de mucha alegría entre los hermanos por la satisfacción de haber cumplido con la orden de Allah de realizar el ayuno, y la esperanza de haber logrado Su Complacencia. El ‘Id Al Fiter inicia con el Salatul ‘Id, muy temprano en la mañana.

Para esta ocasión, el comité femenino se encarga de organizar un desayuno, las hermanas preparan diferentes bocadillos para compartir con la comunidad luego del Salah y también se preparan pequeños regalos para los niños; quienes, para la ocasión, lucen trajes islámicos tradicionales de sus países de origen o del país de sus padres.

De esta manera se da por finalizado mes del ayuno. Y es así cómo se vive Ramadán en la comunidad musulmana boliviana, con fe, con alegría y con esperanza en la recompensa de Allah.