Mié02262020

Last updateLun, 27 Ene 2020 8pm

Back Está aquí: Portada Religiones Islam y Cristianismo DIOS y la creación

DIOS y la creación

Ya que la esencia de la adoración es someterse a la voluntad de Dios, el mensaje de la religión divina de Dios, Islam, es la adoración de Dios únicamente. También requiere evitar adorar a cualquier persona, lugar o cosa que no sea Dios, ya que todo lo que no es Dios, el creador de todo, es la creación de Dios, entonces se puede decir que el Islam, en esencia, invita a la gente a adorar a su Creador. Él es el único que merece la adoración del hombre, porque solamente por Su voluntad se le contestan sus oraciones.

Entonces, si un hombre le reza a un árbol y sus plegarlas son contestadas, no es el árbol el que responde sino Dios, quien permitió que se llevaran las circunstancias a cumplirse.

Puede que diga uno ,,eso es obvio", sin embargo para la gente que adora árboles tal vez no lo sea. De igual manera, las oraciones a Jesús, Buda, Krishna, San Cristóbal, San Judas, y hasta a Mohammad, no son contestadas por ellos, sino por Dios. Jesús no le dijo a sus seguidores que lo adoraran a él sino que lo hicieran a Dios, como dice el Corán:

“¡Y contemplen! Alá dirá: '¡Oh Jesús, hijo de María! ¿Le dijisteis tu a los hombres, adórenme a mí y a mí madre como dioses al lado de Alá?, Él diría: 'Para ti es la Gloria, no pude jamás haber dicho lo que no tenia derecho (a decir)”

(Surah al‑Maa'idah 5:116)

Ni tampoco cuando Jesús adoraba se adoraba a él mismo, sino que adoraba a Dios. Y dicen los Evangelios que Jesús dijo,

“Esta escrito: 'Adoren su Señor su Dios y sírvanle a El solamente.”

Lucas 4:8

Este principio básico esta en el primer capitulo de¡ Corán, conocida como

Surah. al‑Faatihah, verso 4

“A ti solo adoramos y solamente de ti buscamos ayuda.”

En otro lugar del libro final de revelación, el Corán, Dios dice:

“Y su Señor dice: llámenme a mí y Yo contestare su (oración).”

(Surah Ghafir 40:60)

Cabe mencionar que el mensaje básico del Islam (adorar a Dios únicamente) proclama que Dios y Su creación son entidades completamente diferentes. No es Dios igual a Su creación ni es parte de Él, ni es Su Creación igual a Él ni es parte de Él. Esto puede parecer obvio, pero la adoración del hombre a la creación en vez del Creador se debe en gran parte a la ignorancia o negligencia de este concepto. Es la creencia de que la esencia de Dios está en todas partes de Su creación, o que Su ser divino está o estuvo presente en algunas partes de Su creación, lo que ha sido dado como justificación por la adoración de la creación de Dios y nombrándolo la adoración de Dios. Sin embrago, el mensaje del Islam, como la trajeron los Profetas de Dios, es adorar solamente a Dios y evitar la de su creación ya sea directa o indirectamente.

En el Corán Dios dice claramente:

“Porque Nosotros ciertamente mandamos entre todo pueblo un profeta, con la orden: Adórenme a mi y eviten dioses falsos.”

(Surah. Al‑Nahíl 16:36)

Cuando se le pregunta a los idólatras, ¿por qué se le hincan a ídolos creados por el hombre?, La repuesta invariablemente es que no están adorando a la imagen de piedra, sino a Dios que está presente en él. ¡Ellos dicen que el ídolo de piedra es solamente un punto local para la esencia de Dios y no es en sí Dios!. Alguien que acepte el concepto de que Dios está presente de cualquier forma en Su creación, está obligado a aceptar este argumento para la idolatría. Mientras, uno que entiende el mensaje básico del Islam y sus implicaciones nunca accedería a la idolatría, no importa como sea racionalizada.

Los que han dicho que son parte de la divinidad durante la historia, se han basado en la creencia errónea de que Dios está presente en el hombre. Pero ellos se tomaron un paso más, diciendo que Dios tiene mayor presencia en ellos que en otros, y por lo tanto dicen que los demás seres humanos se deben someter a ellos como Dios personificado o como Dios concentrado dentro de su persona. De igual manera, los que han dicho que Dios ha sido otra persona después de la muerte de alguien más, han encontrado terreno fértil entre los que aceptan la falsa creencia de la presencia de Dios en el hombre.

Por ahora debe quedar claro que quien ha entendido el mensaje básico del Islam y sus implicaciones, nunca podrá aceptar la adoración de otro ser humano, bajo ninguna circunstancia. La religión de Dios, es en esencia un llamado claro a la adoración del Creador y el rechazo de cualquier tipo de adoración a la creación. Este es el significado del lema del Islam:

“La illaha illa  Allah”

(No hay Dios más que Alá)

La declaración sincera de esta frase y la aceptación del Profeta, automáticamente convierten a una persona a la religión del Islam, y la sincera creencia en esta fe le garantiza el Paraíso. Y así, se reporta que el último Profeta del Islam (SAW.) Dijo, "Quienquiera que diga: No hay dios más que Alá, y muere con esto (la creencia) entrar al paraíso."

La creencia en esta declaración de fe requiere que uno someta a la voluntad de Dios en la manera en que enseñaron sus profetas. También necesita que el creyente deje de adorar a dioses falsos.