Dom01232022

Last updateDom, 21 Feb 2021 11am

Back Está aquí: Portada Aqida Perlas Islámicas Para que seas feliz

Para que seas feliz

Para que seas feliz

Haz aquellas cosas que te den paz:

Ibn Al-Qaiim enumeró algunos de los factores que nos dan tranquilidad:

1. Creer en el monoteísmo puro:

Es decir, adorar a Allah (Enaltecido y exaltado sea) solamente sin

asociarle ningún compañero [en la adoración], y sin asociarle compañeros en todas las cualidades

que sólo Le pertenecen a El. El incrédulo y quien le asocia compañeros a Allah (Enaltecido y

exaltado sea) están más muertos que vivos.

“Mas quien se aleje de Mi Mensaje llevará una vida mísera, y el Día del Juicio le resucitaremos

ciego.” (Corán 20:124)

“A quien Allah quiere guiar le abre el corazón para que acepte el Islam [el sometimiento a Él]."

(Corán 6:125)

“¿Acaso aquel a quien Allah abrió su corazón para [que siga la guía y acepte] el Islam, y él [por

ello] está colmado por la luz de su Señor [se puede equiparar con quien no cree]?” (Corán 39:22)

Allah (Enaltecido y exaltado sea) advierte a Sus enemigos en el siguiente versículo:

“(Sembraremos terror en los corazones de los incrédulos por haber atribuido copartícipes a Allah

sin fundamento válido.” (Corán 3:151)

“¡Ay pues, de quienes tienen el corazón endurecido [y no aceptan] el Mensaje de Allah [el Corán] !

Ciertamente ellos están en un evidente error.” (Corán 39:22)

“A quien Allah quiere guiar le abre el coraz6n para que acepte el Islam [el sometimiento a Él]."

(Corán 6:125)

2. Tener un conocimiento útil:

Porque el individuo más feliz, de buen humor y contento es el sabio.

Los eruditos son los herederos de Muhammad (B y P).

“Allah te ha revelado el Libro [el Corán] y la sabiduría [la Sunnah] y te ha enseñado lo que no

sabías. El favor de Allah sobre ti es grandioso.” (Corán 4:113)

“Sabe [¡Oh, Muhammad!] que no hay nada ni nadie con derecho a ser adorado salvo Allah.” (Corán

47:19)

3. Realizar buenas acciones:

Una obra buena trae luz al corazón y al rostro. Hacer buenas acciones

da como resultado una bendición en el sustento propio, a la vez que los corazones de la gente se ven

atraídos naturalmente hacia el bienhechor.

“Y si hubieran seguido el camino recto les habríamos dado de beber agua abundante,” (Corán

72:16)

4. Tener valentía:

ya que la persona valiente es firme, fuerte y sólo Le teme a Allah (Enaltecido y

exaltado sea). Las dificultades y penurias no lo alteran ni lo molestan.

5. Evitar los pecados:

El pecado arruina la paz de nuestra mente y nos hace sentir solos en la

oscuridad:

Un poeta dijo:

“Vi que el pecado hace morir al corazón como la adicción trae desdicha al adicto”.

6. No abusar de lo que es lícito:

En otras palabras, se debe ser moderado al hablar, al dormir y al

relacionarse con la gente, y también ser moderado en los hábitos alimenticios.

“Se apartan de las banalidades” (Corán 23:3)

“No pronuncia palabra alguna sin que a su lado esté presente un Ángel observador que la registre.”

(Corán 50:18)

“Y comed y bebed con mesura, porque Allah no ama a los inmoderados.” (Corán 7:31)

Dijo un poeta árabe:

“Oh compañero de lecho, ya has dormido en exceso; ¡No sabes acaso que después de la muerte

vendrá un largo sueño!”

7.No te aferres a nadie más que Allah (Enaltecido y exaltado sea):

Allah (Enaltecido y exaltado sea) es Quien da la vida y la muerte, y sólo Él provee a toda la

creación, ¿por qué habríamos de temerle a las personas o alteramos por sus acciones? Creo que en

nuestra sociedad gran parte de la angustia y la ansiedad es provocada por nuestro apego a las

personas, nuestras ansias de complacerlas, de obtener sus favores, de luchar para adular a los

importantes y de sentirnos heridos cuando nos menosprecian. Todo eso indica una debilidad en

nuestra creencia en Allah (Enaltecido y exaltado sea). Dijo un poeta árabe:

“Ojalá que te complazcas cuando la vida sea amarga, y ojalá te complazcas cuando las personas se

enfurezcan. Si tu amor por Allah es verdadero, todo lo demás es insignificante, y todo lo que hay

encima del polvo es polvo”.

Fuente;  Nada Te Turbe por Aaidh ibn Abdullah al-Qarni